Reducción de Pechos

Las pacientes con hipertrofia mamaria (mamas voluminosas) consultan para valorar la cirugía, ya que el tamaño y el peso de los senos, repercute en la actividad diaria y en su calidad de vida, afectando emocionalmente a la persona, con limitaciones al vestir, realizar deporte, o en su vida sexual. También pueden presentan dolor crónico en la columna vertebral (cervicalgias, dorsalgias), deformidad y molestias en hombros, por presión de la tira del sujetador, problemas nerviosos en extremidades superiores, así como problemas cutáneos en el pliegue inframamario.

En la consulta realizo la exploración del pecho, forma, volumen, simetría, caída, tipo de piel, aréolas y pezones.

Cojo medidas, y explico detalladamente la cirugía, concretando en lo posible el tamaño que se desea y recomienda.

Se recomienda estar en el peso adecuado, y si se es fumador, dejar el tabaco durante un mes antes y después de la cirugía.

Hay muchas técnicas de reducción de pecho, y se seleccionan según el tamaño y forma de éste. Al mismo tiempo que reducimos, subimos las mamas, recolocando y elevando el pezón.

Es una intervención que se realiza con anestesia general, y suele durar unas tres horas y normalmente damos el alta al día siguiente. Es poco dolorosa y muy bien tolerada. Se indica no realizar esfuerzos durante dos o tres semanas posteriormente a la operación.

Se presentan pocas complicaciones, y si aparecen, se pueden resolver fácilmente de manera ambulatoria.

Es uno de los procedimientos dentro de Cirugía plástica, con un nivel más alto de satisfacción por parte de los pacientes, no solo estéticamente, sino funcionalmente.