Liposucción y Lipoescultura

La liposucción es una de las técnicas más frecuentes en cirugía plástica. Se puede realizar asociada a otras cirugías, o de manera aislada. Es uno de los procedimientos más útiles en estética, ya que permite remodelar casi cualquier parte del cuerpo, prácticamente sin cicatrices, y lo más importante, con un resultado definitivo.

Las zonas más frecuente de exceso de grasa y candidatas de liposucción son el abdomen, flancos (costados) anteriores y posteriores, caderas, zona interna de muslos y rodillas. Existen zonas menos frecuentes, como pueden ser brazos, papada, nuca, etc.

Si lo que se desea es estilizar su silueta, le aconsejo la lipoescultura, que es el procedimiento de "esculpir", moldear el cuerpo mediante la liposucción de aquellos depósitos de grasa, para dar un aspecto más harmónico.

Si usted presenta sobrepeso, la recomendación es el adelgazamiento, ya que el objetivo de la liposucción, no es reducir el peso, sino eliminar los acúmulos grasos localizados.

Es muy importante valorar muy bien al paciente en la consulta, explorando el tipo de grasa que se presenta, la localización, la calidad de la piel, si existe flacidez.

El tipo de anestesia, la estancia hospitalaria, y el tiempo quirúrgico, variará dependiendo de la extensión y cantidad de zonas a tratar.

Es una técnica minuciosa, que en manos expertas es sencilla y segura. Las incisiones son muy pequeñas y poco visibles.

Los resultados de la liposucción no son inmediatos, ya que durante las primeras semanas se presenta bastante inflamación, que irá reduciéndose progresivamente. Al mes empezamos a ver resultados.

Se recomienda posteriormente, masajes, hidratación cutánea, y tonificación.